El síndrome de Asperger - Diego Ugalde Fajardo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El síndrome de Asperger - Diego Ugalde Fajardo

Mensaje  Gabriela Barahona Herrera el Sáb Jun 11, 2011 1:35 pm

El estudio del síndrome de Asperger es muy reciente, y fue acuñado y perfeccionado en los últimos años. No abundan estudios sobre este tema, aunque se han venido realizando con más frecuencia estudios y diagnósticos positivos con respecto este síndrome; diagnósticos que antes hubieran sido catalogados como “autismo” o “hiperactividad”, ahora son examinados a profundidad para desechar la posibilidad de un Asperger. Pero ¿qué es un Asperger? ¿Qué características tiene? Y sobre todo ¿qué adaptaciones y mejoras curriculares puede aplicar un educador ante una situación en que deba impartir lecciones a un niño con este síndrome? Estas y otras preguntas serán respondidas más adelante, utilizando como base un artículo publicado en la revista Umbral del Colegio de Licenciados y Profesores en Letras, Filosofía, Ciencias y Artes en el año 2008, escrito por la psicopedagoga Yorleni Méndez Porras en el año 2008.
En el año de 1944, el pediatra Hans Asperger comienza una serie de publicaciones de artículos acerca de niños que compartían ciertas características que los diferenciaban del resto, y que se daban en una proporción mayor en los varones. Le llamó a este grupo de niños, personas con “Psicopatía autista en la infancia/ trastorno de la personalidad”. Comenta la autora, que Lorna Wong en 1981 fue la que acuñó el término “Síndrome de Asperger”.
Como ya se ha remarcado, al ser un término tan nuevo, no abunda la información acerca de este tema. Lo que sí es cierto es que ya ha sido reconocida como parte de los trastornos generalizados del desarrollo, tales como el autismo, entre otras. Hay posturas encontradas con respecto al origen de esta enfermedad, pero todas apuntan hacia uno genético y base orgánica. Y es que, es un tema en ebullición, con constante renovación, mejora y polémica, por lo que artículos como el citado previamente son colaboradores en ampliar el espectro de conocimiento con respecto a este síndrome.
En resumidas cuentas, el síndrome de Asperger se da desde la niñez; los pacientes desde años tempranos presentan un nivel de inteligencia superior al resto de la población. Y si bien a simple vista se ven como un niño normal de su edad, pasando desapercibido por varios años, si se observa con atención son niños completamente diferentes y con necesidades personales muy puntuales.

A grandes rasgos: principales características
En un nivel meramente físico, el niño presenta una estructura regular, eso sí con marcados retrasos en las adquisiciones motrices y la marcha autónoma, así como movimientos anómalos en situaciones de estrés, poca fuerza en las manos y agotamiento fácil. Presentan impedimentos para la interacción social, con conductas inapropiadas o poco interesadas. Son seres mecánicos, con tendencia a la repetición y suelen excluir ciertas actividades y preferir otras. Presentan, en palabras de la autora, una “imposición de intereses y rutinas manifestados en su propia vida cotidiana y en la de los demás”. (Méndez, 2008) Pueden presentar retrasos en el lenguaje, y sobre todo, problemas con la interpretación literal o metafórica de una frase (Van a llover perros y gatos: lo toman literal), así como problemas en su comunicación no verbal.
En cuanto al perfil cognitivo o a sus capacidades epistemológicas, como ya se ha dicho, el niño presenta un coeficiente intelectual mayor en la gran mayoría de los casos, y presentan un dominio verbal y de vocabulario mayor, aunque a veces las palabras que utilizan no las comprenden. Tienen una tendencia a la repetición literal de los acontecimientos, repitiendo cosas que oyeron literalmente. Asimismo, tienen una memora muy desarrollada, lo que explica el dominio léxico. Logran memorizar sin interiorizar la información recibida. Hay en ellos un pensamiento mayoritariamente visual. Tienen dificultades a la hora de planificar u organizar eventos, de ordenarse en sus vidas, aunque suelen tener un horario inexpugnablemente estricto, y es inviolable si se quiere evitar pataletas y crisis nerviosas por parte del niño, ya que además presentan intolerancia a la frustración. Suelen tener dificultades en matemática, falta de motivación, y en la percepción viso espacial. Antes se dijo que tenían dificultades para la interpretación metafórica de enunciados, y esto se relaciona con su muchas veces incapacidad para abstraer (capacidad de abstracción).
Por su parte, en cuanto a la interacción social, la autora rescata varios puntos importantes, tales como “escaso contacto visual, poco respeto al espacio interpersonal, rigidez en el cumplimiento de normas, falta de empatía, ecolalia, dificultades para interpretar bromas y dobles sentidos, poca flexibilidad, berrinches, apariencia externa descuidada y ansiedad.” (Méndez, 2008). La autora realiza una pormenorización detallada de cada aspecto, mas en este estudio nos es más pertinente enfocarnos en la parte pedagógica, es decir, aquello que interesa a los educadores.

Lo que interesa al educador en toda Necesidad Educativa Especial es ¿cómo impartir lecciones a un alumno con Asperger? ¿Qué adecuaciones curriculares ofrecer o practicar para promover el adecuado desarrollo y aprendizaje de este niño o adolescente? La autora, muy atinadamente, da una pormenorizada lista a través de todo el artículo, describiendo un aspecto de la personalidad del niño, y luego proponiendo una serie de adaptaciones curriculares o consejos para educadores. A modo de resumen, presenta al final de su artículo una breve lista con las adecuaciones pertinentes, que intentaré resumir a continuación:
• Rutinas de clase consistente, estructurada y previsible.
• Utilizar reglas con cuidado de que no sean ambiguas para el joven.
• Aprovechar sus áreas de interés especial.
• Utilización de elementos visuales de todo tipo.
• Intentar enseñanzas bastante concretas, evitar lenguaje figurado y confuso.
• Evitar luchas de poder, ya que ellos no entienden las reglas muchas veces.
• Proteger al niño de las burlas, ya que por su falta de comprensión suele ser blanco de burlas
• Estar atentos ante síntomas de depresión o ansiedad.
• Buscar ayuda de un psicopedagogo que ayude a lidiar con problemas obsesivos.
• Trabajar a diario con los valores de forma integrada a la clase.

Todo niño con cualquier síndrome requiere atenciones especiales y diferentes a los otros niños o jóvenes. La mejor solución siempre es la paciencia y el cariño, tomando en cuenta sus limitaciones y sus capacidades, ser siempre amorosos y nunca rechazar al niño por su problema, que ni siquiera es su culpa. Es importante aclarar que con la edad estos síndromes (la mayoría) desaparecen, pero aparecen otros nuevos. Lo esencial es ser siempre comprensivos y a la vez correctores cuando haya que serlos

Bibliografía:
Méndez Porras, Y. (2008). La escuela primaria y los niños con Síndrome de Asperger Umbral, 23, 3-20.

Gabriela Barahona Herrera
Admin

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 08/06/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://ppcgabrielabarahona.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.